5 tips efectivos para evitar la ansiedad por comer 

Descargar GRATIS el Recetario Energético

ansiedad por comer

¿Estás tratando de perder peso y de llevar una alimentación más saludable, pero la ansiedad por comer te lo impide?

Para empezar, quiero que no seas tan dura contigo misma, porque la ansiedad por la comida no se trata solo de falta de voluntad, ataques de estrés o malas costumbres. Gran parte de los antojos que sentimos ocurren porque existen desequilibrios entre lo que sentimos y lo que comemos porque, queramos o no, ambas cosas están relacionadas.

En este post te voy a explicar por qué muchas veces no podemos evitar los antojos. También voy a enseñarte qué hay que hacer para superarlos a través de una alimentación consciente. ¡Estoy segura de que te ayudará a mejorar tu estado de ánimo!

También te enseño a preparar una bebida dulce macrobiótica en este vídeo. Esta receta es la que recomiendo en algunos de mis libros. Te quitará la ansiedad al relajar el páncreas, reducirá tu autoexigencia y, si tienes problemas con el estómago, también te ayudará a solucionarlos. ¡Te aconsejo que la pruebes!

¿Lo hacemos juntas? Ya verás que, al aplicar los tips que te propongo, reducirás los deseos de comer compulsivamente y conseguirás el equilibrio que tu cuerpo necesita.

¿Cómo controlar la ansiedad por comer?

Todos hemos sentido muchas veces ansiedad por comer, sobre todo cuando comenzamos una dieta para adelgazar o nos proponemos comer más sano. Nos sentimos estresados, deprimidos, sentimos miedo, incertidumbre, nerviosismo o cualquier tipo de emoción que nos produzca tensión e incomodidad.

¿Y por qué sucede esto? Porque la comida y las emociones están relacionadas. Cuando se produce algún tipo de desequilibrio, bien sea externo o interno, nuestro cuerpo necesita compensarlo para sentir una sensación de bienestar.

Aunque te parezca paradójico, solo hay una forma de quitar la ansiedad por comer, y es a través de una alimentación equilibrada que tome en cuenta todo lo que el cuerpo necesita.

Quiero que dejes de luchar contigo misma y que no te juzgues. Si tu cuerpo necesita variedad y no la obtiene de lo que comes, la busca donde sea. Esto puede traducirse muchas veces en atracones y antojos de patatas fritas, refrescos, golosinas, dulces, bollería o harinas refinadas.

¿Por qué tienes ganas de comer compulsivamente?

Como te decía anteriormente, esto le sucede a mucha gente y es bastante normal sentirse de esta manera. Por eso, no quiero que te lamentes ni te martirices por llevar a cabo este tipo de rutinas alimentarias. Lo importante es que quieras ese cambio y que seas consciente de ello. Conmigo lo conseguirás.

Ahora quiero que veas algunos de los motivos por los cuales surge esa temida ansiedad por comer a lo largo del día:

Desequilibrios en los nutrientes de nuestras comidas

La forma adecuada de equilibrar tu dieta es incluyendo en cada comida cada uno de estos nutrientes:

  • Una grasa saludable.
  • Un hidrato de carbono.
  • Un poco de proteína.
  • Vitaminas y nutrientes.
  • Algo dulce (frutas o verduras, no azúcar).

Si en tus comidas no están presentes todos los nutrientes, tu cuerpo te los pedirá en forma de antojo. Observa qué nutrientes tienen los alimentos y encuentra la forma más saludable de dárselos.

Deficiencia de sabores y en la variedad de texturas

La falta de variedad de sabores y texturas en los platos genera ansiedad por comer productos no saludables. Para prevenir este deseo debemos añadir a nuestras comidas alimentos de texturas crujientes, suaves, cremosas, y variadas y también alimentos con sabores diferentes por ejemplo estos. Aquí tienes algunos alimentos que contienen sabores variados:

  • Frutos secos, pasas arándanos, manzana, calabaza, como sabor dulce.
  • Algas, frutos secos y semillas de girasol, calabaza, almendras, etc como sabor salado.
  • Rabanitos, Jengibre, pimienta como sabor picante.
  • Limón, ciruela, manzana, frutos del bosque como sabor ácido.
  • Hojas verdes, alcachofas, escarola, calabacín, especias, sésamo o ajonjolí, como sabor amargo. 

Desequilibrios en los nutrientes de nuestras comidas

El hecho de no tener horarios regulares en las comidas y la falta de planificación en lo que comemos a lo largo del día, son determinantes a la hora de quitar la ansiedad por comer. La organización es clave cuando se trata de llevar una alimentación consciente.

Estos son algunos consejos que te ayudarán a controlar la ansiedad por la comida:

  • Buscar recetas saludables.
  • Experimentar en la cocina.
  • Comprar alimentos naturales.
  • Tener a mano preparaciones con ingredientes sanos que puedas comer entre horas.
ansiedad comida

La dieta macrobiótica, una gran aliada para tu equilibrio mental y físico

Si estás buscando un tipo de alimentación que te ayude a reducir el estrés, controlar la ansiedad y aumentar tu bienestar, la macrobiótica es tu gran aliada, ya que trabaja con la energía de los alimentos Yin o Yang dependiendo de su efecto expansivo o contractivo.

¿Cuáles son los alimentos Yang? Son los que nos contraen y nos producen tensión, generando emociones como la ira y rabia. La carne, embutidos, quesos curados, sal y los alimentos procedentes de seres vivos tienen ese efecto en nosotros y nos causan estrés.

Los alimentos Yin tienen el efecto contrario. Nos enfrían y generan dispersión, cansancio y falta de energía. Las frutas, helados, refrescos y alcohol son alimentos con exceso de Yin.

Esto provoca que, cuando nos excedemos en el consumo de azúcares y cereales refinados, nuestros niveles de glucosa en sangre aumentan y nos producen esa sensación de euforia momentánea que traducimos en bienestar, pero que luego desaparece drásticamente. Cuando nuestro organismo produce insulina para bajarla, aumenta el estrés en nuestro cuerpo y, con ello, la ansiedad por la comida y el dulce.

5 tips para quitar la ansiedad por comer

Ahora te voy a compartir 5 trucos que te ayudarán a controlar la ansiedad por la comida. Los descubrí aplicando conceptos de la dieta macrobiótica. Sin embargo, no hace falta seguir este tipo de alimentación para ponerlos en práctica. ¡Obtendrás excelentes resultados igualmente!

1.- Procura consumir alimentos cocinados con distintas texturas

Trata de comenzar tus comidas con alguna sopa, consomé o caldo. Esto te aportará minerales y además preparará el estómago para segregar las enzimas de la digestión.

No es recomendable que empieces la comida con algo frío, así que evita las ensaladas o las bebidas frías como refrescos y jugos. Por eso, en países como China o Japón se suelen acompañar las comidas con un té caliente.

Procura comenzar con alguna textura blanda, pero siempre acompañada con algo crujiente como las semillas o frutos secos. Esta textura es importante porque nos produce placer al masticar. Por eso nos gustan tanto los snacks, las patatas fritas, los frutos secos o el chocolate.

2.- Incluye los 5 sabores en tu dieta

Intenta agregar menos sal en tus comidas y balancéalo con algo dulce como la zanahoria o la calabaza. Además, puedes añadir los siguientes alimentos para lograr una ensalada equilibrada:

  • Frutos rojos.
  • Granada.
  • Pasas.
  • Arándanos secos.
  • Orejones.
  • Mandarinas.
  • Manzanas.
  • Piña (sólo si ves en el trópico).

Para no salar muchos tus platos, añade salsa de soja o solo una pizca de sal, de forma que el sabor dulce de algunas verduras o cereales permanezca y no se oscurezca por la sal.

Intenta también añadir algo de picante en la comida, como pimienta, jengibre o rabanitos, pero en dosis muy pequeñas.

Aparte del sabor salado, dulce y picante, también necesitarás incluir algo ácido. El limón y el vinagre te ayudarán con ello.

Por último, te faltará incluir el sabor amargo. Este podrás encontrarlo en algunos alimentos como:

  • Frutos secos.
  • Aceites.
  • Gomasio.
  • Semillas.
  • Especias.
  • Escarola y hojas verdes.
  • Calabacín.

3.- Añade hidratos de carbono de absorción lenta

Corre el rumor de que los hidratos de carbono engordan, y es cierto si hablamos de hidratos de absorción rápida como el pan, harinas, arroz blanco, dulces, azúcares o galletas.

En lugar de consumir este tipo de hidrato, lo que vas a incorporar en tus menús será algún cereal integral de absorción lenta. De esta forma, eliminarás el deseo de comer hidratos de absorción rápida a lo largo del día.

4.- Reduce la sal y los edulcorantes

Si abusamos de la sal, el cuerpo nos va a pedir azúcar y será difícil resistirse a ello.

Si por el contrario consumimos edulcorantes en exceso, el cuerpo nos va a pedir sal y comeremos snacks, que no son nada saludables.

5.- Equilibra bien tu dieta

Si comes solo hidratos, el cuerpo te pedirá proteínas y caerás en la tentación de comer snacks y cosas saladas. Lo mismo ocurre si abusamos de las proteínas y no comemos hidratos de carbono. El cuerpo te los pedirá en forma de dulce, de patatas fritas y comidas poco saludables.

Para equilibrar tu alimentación, necesitas incluir en tu dieta todos los nutrientes recomendados.

Descárgate mi Recetario Energético y descubre recetas fáciles y equilibradas. ¡Es gratuito!

comer compulsivamente

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *